top of page

Pan de picos


En Extremadura, como en otras regiones del sur peninsular, el pan candeal se elabora de muchas maneras, adquiriendo formas diversas que influyen en su textura y en la manera de comerlo. El proceso de formado de este pan, al que se le realizan una serie de cortes en su superficie en forma de rombos, permite el desarrollo de una serie de crujientes picos, cuyo tamaño puede variar. Se trata de un pan muy extendido por toda la geografía extremeña y también en Andalucía (donde se le conoce por otros nombres, como “picadilla” o “picaíto”) ¡Un pan delicioso para disfrutar sobretodo de una espectacular corteza!

Masa madre

100 gr de harina panificable suave

50 gr de agua templada

0,2 gr de levadura fresca (el equivalente a una lenteja)

Masa final

150 gr de masa madre

500 gr de harina panificable suave

240-250 gr de agua templada

11 gr de sal

3 gr de levadura fresca


1. Para el preparado de la masa (amasado y refinado) ver nuestro artículo sobre el pan de cuatro cantos.

2. El formado de la barra requiere práctica, ya que nuestra masa será algo menos elástica que la que se consigue con un refinado en máquina. Para ello podemos partir de una bola que conseguiremos recogiendo los bordes hacia abajo y metiéndolos hacia dentro. Dejamos reposar unos 5 minutos cubierta (así no se forma costra), para que la masa se relaje, y después procedemos a dar forma a nuestra barra, alargándola y aplicando presión con delicadeza para que la masa no se quiebre.

3. Una vez formada nuestra barra realizamos los cortes en la superficie: cuanto más profundos sean más se abrirá nuestro pan (se trata de ir haciendo pruebas hasta conseguir el resultado que os guste más). Dejamos reposar entre 3 horas y 3 horas y media.

4. El pan tendrá que haber doblado su tamaño (por eso el tiempo de reposo puede variar según la temperatura de vuestra casa). Destapamos y vamos precalentando el horno a unos 200º - 230º (dependerá de la potencia de vuestro horno). Mientras, repasamos los cortes con la cuchilla.

Horneamos con calor arriba y bajo y sin vapor. Dejamos cocer entre 25 y 30 minutos.

5. Una vez horneado dejamos enfriar sobre rejilla y tapado con una tela hasta que se enfríe (si no la corteza se agrietará).


Nota: La elaboración de pan no es fácil, como muchos de vosotros sabréis. Requiere paciencia y tesón. No tiréis la toalla si los primeros intentos no salen como os gustaría, hay que hacer muchos panes para conseguir buenos resultados, pero os aseguro que merece la pena. Disfrutad aprendiendo!

Comments


bottom of page